Charter nautico

Buenas razones para elegir una estancia en un velero

  • Tahití es el destino romántico por antonomasia. Puedes navegar en pareja, con tus hijos o con un grupo de amigos. Con la posibilidad de alquilar un solo camarote o todo el barco en función de tus preferencias.Eres libre de navegar donde quieras, tanto si prefieres ir a una isla o a otra, visitar una granja perlífera o una plantación de vainilla, un valle u ofrecerte un día de descanso. Tienes libertad de movimientos, para elegir tu ritmo y tu itinerario.
  • Una tripulación profesional. Puedes elegir alquilar un barco con tripulación. O sólo un skipper y una azafata que se encargará de realizar el servicio, de la comida y de la limpieza a bordo. Serán tus guías, te dirán los lugares que no debes perderte en tierra o en las lagunas y compartirán contigo sus conocimientos y sus experiencias sobre la cultura polinesia.
  • ¡Como en un hotel! Desde un apartamento amueblado a una suite de lujo, un barco ofrece todo el confort de una estancia de vacaciones, o incluso más. El chárter náutico es un hotel flotante en el que todo el mundo puede disfrutar y tiene todo a su alcance.
  • ¿Te mareas en barco? ¡En las lagunas polinesias no hay oleaje, las aguas están siempre tranquilas! Protegido por el arrecife de coral, en un entorno incomparable, navegarás con tu barco como en un lago, en total seguridad.
  • ¿Qué hacer en tierra? Nuestras islas cuentan con numerosos tesoros y ofrecen diversas posibilidades de excursiones. Cada una tiene su propia identidad, su historia, sus posibilidades de conocer sus habitantes. Visita los pueblos, los mercados, los lugares históricos, los museos… Descubrir los jardines de coral, practicar el senderismo, jugar al golf o montar a caballo… O disfrutar de una velada romántica cenando en un gran hotel en Bora Bora o Taha’a.

Ven y navega

Descobre Las Islas de Tahití